lunes, 24 de febrero de 2014

Como siempre, como nunca

¿A veces no te planteas tirar la toalla y olvidarte de todo?
Centrarte en lo importante y empezar de nuevo, punto y aparte, otra pagina en blanco.
O centrarte en el presente, mirar al futuro que puede que llegue y arriesgar.
Todo esto depende de la capacidad de las personas, de tí, de mí, no todo es un quien no arriesga no gana, más bien es una posible caída o un posible deseo cumplido. En realidad todos somos un poco cobardes a la hora de dar un cambio, creo nos da miedo eso de verlo todo desde otro punto, de que algo cambie. Y aunque a veces decidamos no decidir solo nos queda esperar lo inesperadoque siempre es lo mas difícil de esperar.
Algunas veces me han dicho que la vida es un juego de posibilidades, piensa, que si alguna vez hubieras elegido la otra opción, ¿que hubiera pasado? Sí, me refiero a la opción que nunca cogemos, la difícil. Nos gusta demasiado coger el camino fácil, por donde va todo el mundo. Por ejemplo elegir entre sí y no tal vez sea la decisión más difícil de tomar. 
A veces en que la diferencia entre decir sí o decir no puede ser determinante, puede cambiar tu vida para siempre. El “no” es lo que nos rige; decimos que no a todo, todo el tiempo. Pero a veces, decimos algunos sí; a veces decimos “sí” sin medir las consecuencias, y ese sí cambia todo. El sí nos compromete, y nos desnuda; el sí expone nuestros deseos, el sí señala que algo nos falta. 
Piensa que hubiera pasado si una de las tantas veces que has dicho que no, hubieras dicho que sí.. no ves tu vida un poco diferente?

Reflexionando, en vez de estudiar.
Ana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario